Create an Account

Shopping cart

Close

No hay productos en el carrito.

6 documentales para ser consumidor responsable - 6 documentaries to become an ethical consumer
26 junio, 2020
Posted by

Qué vino primero, ¿el huevo o la gallina? No pretendo iniciar un debate filosófico ni mucho menos, pero es la pregunta que tenía en la cabeza mientras veía el documental “A Plastic Ocean”. Mientras veía el documental, no podía dejar de sentir una profunda tristeza al ver que a pesar del esfuerzo de mucho, los océanos siguen atascados de plástico y basura. Lo único que vi peor que eso, fue la calidad de vida que tienen las personas que viven en lugares como Manila, Filipinas, o Tuvalu que literalmente viven entre la basura. ¿A caso no nos hemos dado cuenta que ser un consumidor responsable no es solo para el bienestar del planeta, sino el de todos sus habitantes?

Al terminar de ver “A plastic Ocean”, algo se apoderó de mi y sentí la necesidad de buscar más documentales; no solo de plástico, pero de otros temas que rondan por mi mente cuando pienso en como y porque debemos ser consumidores responsables. Esta búsqueda me llevo por varios lugares inesperados y a pasar todo el fin de semana viendo la televisión, haciendo notas y sintiendo que no estoy haciendo suficiente para salvar al planeta y ayudar a su gente, animales y plantas.

Un consumidor responsable

Tanto en redes sociales, como en el blog de Valéxico, he sido bastante abierta sobre el tema de consumo responsable. Durante los años que he estado poniendo de mi parte para ayudar al planeta, me he dado cuenta que la responsabilidad de los residuos que se generan, la falta de condiciones de trabajo adecuadas y del calentamiento global en general no son solo responsabilidad de las grandes empresas e industrias, sino de nosotros como consumidores.

Es cierto que la industrialización de procesos y un mundo globalizado han sido de gran beneficio para la humanidad, pero actualmente creo que ya no se piensa en esos beneficios; creo que las grandes empresas y las industrias se han vuelto demasiado avariciosos no solo por generar más y ganar más sin importar el impacto y las consecuencias que esto tenga.

Durante años pensamos en comprar productos y contratar servicios que nos ayudarán a simplificar nuestras vidas era una mejor manera de vivir: tener lo mismo de siempre pero más barato y de manera inmediata. Se creó una cultura alrededor de la comida rápida, del fast fashion y de un consumismo voraz que cuando nos dimos cuenta ya estábamos sumergidos en una marea de plásticos, desperdicios, consumismo y problemas de obesidad y desnutrición.

No son ellos, somos nosotros

Consumismo
Photo by Ashkan Forouzani on Unsplash

Al no saber que hacer con estos problemas, volteamos a ver a los gobiernos y a las empresas buscando un culpable, cuando en realidad teníamos que estar viéndonos a nosotros mismos. Pero antes de vernos en la necesidad de ponernos a reflexionar, empezaron a salir en el mercado los productos “verde” aquellos que aseguraban que estaban hechos con materiales reciclados o reciclables y que ayudaban al medio ambiente.

Y así fue como inició el furor de lo verde, lo sostenible y lo correcto; empresas entraron en el juego del Greenwashing (les recomiendo que lean este articulo sobre el tema “Greenwashing: cómo las empresas nos hacen creer que son verdes“) y nosotros les creímos, pensando que esa era la solución. Y no fue así; porque a pesar de estar comprando productos “ecológicos” nuestra manera de consumir seguía siendo la misma, nada más que ahora con un sentimiento de menos culpa.

Afortunadamente creo que empezamos a abrir los ojos. Nos empezamos a dar cuenta que no todo lo que dice ser verde realmente lo es, que la moda rápida no solo daña el medio ambiente, sino que es hecha en condiciones de trabajo deplorables y que las agendas de los políticos y las empresas nunca van a cambiar a favor del consumidor o el medio ambiente. Nos dimos cuenta que el mayor poder lo tenemos nosotros; somos nosotros quienes elegimos que, como y a quien comprarle, ahora solo debemos de hacernos conscientes de ellos y volverlo parte de esta nueva forma de vida.

Los primeros 6 documentales

¿Sigues conmigo o te deje un poco aturdido? Para que no te quedes solo con lo que yo te estoy diciendo y que me creas solo porque tengo un blog, me puse a buscar información y afortunadamente la encontré en forma de documentales. Tuve que ser un poco selectiva e irme por los que más me interesaban (por ahora) y dejar el resto para después. Así que, sin más preámbulo, te dejo la lista de los 6 documentales que por lo menos a mi, me hicieron pensar dos veces sobre como consumo y como debo de consumir de ahora en adelante.

Ojo, es muy importante que si hay información dentro de los documentales que te interesa dediques un poco de tiempo a ampliar esa información. Algunos de estos documentales no son tan recientes, así que puede haber datos o cifras que hayan cambiado. Un consumidor bien informado es un consumidor responsable.

1.- A Plastic Ocean (2016) Netflix.

Me encanta meterme al mar o a la alberca (piscina), pero me da muchísimo asco meterme cuando hay basuritas flotando que pueden ir desde insectos, hojas secas o literalmente basura. Esta sensación la tuve viendo los primeros minutos del documental: una imagen en la que se ve una capa de plástico con aceite que cubre la superficie del océano. Me quede fría con solo pensar que ahí es en donde viven miles de especies marinas que en su mayoría confunden el plástico con comida.

Ese es el relato principal que nos narran Craig Lesson y Tanya Streeter. Nos enseñan como la cantidad de plástico es tan grande en los océanos que ha sido llevada a tierra hasta llegar a a ser parte de comunidades enteras que viven entre basura y que miles de animales mueren por que comen tal cantidad de plástico que literalmente mueren con el estomago lleno. Es una reflexión sobre como consumimos plástico, su impacto en el medio ambiente y nuestra salud.

2.- Made in Bangladesh (2014) Youtube.

Más que un documental es un reportaje sobre las condiciones de trabajo en Bangladesh después del derrumbe de Rana plaza en 2013. El reportaje filmado por una cadena de televisión Canadiense, hace un seguimiento e investigación de la marca Joe Fresh y como se trataron de deslindar de su responsabilidad después del derrumbe.

Made in Bangladesh es una mirada sin filtros a las condiciones inhumanas en las que trabajan las personas para la industria textil; además de que las empresas siguen optando por producir en estos países ya que pueden pagarle a los trabajadores salarios tan bajos como 24¢ la hora y los trabajadores lo siguen aceptando porque “trabajar por casi nada, es mejor que trabajar por nada”.

3.- The Price of Fast Fashion (2019) Youtube.

Este también es un reportaje, pero fue hecho por la BBC y a diferencia de Made in Bangaldesh que nos muestra el impacto negativo del fast fashion para la sociedad; este nos muestra el impacto negativo pero para el medio ambiente. Assefeh Barrat nos lleva de la mano por desfiles de moda, casas de diseñadores y hasta una granja de algodón en Estados Unidos para que observemos el gran impacto que tiene el fast fashion en el medio ambiente.

Me resultó bastante interesante ver como el impacto no es solo al medio ambiente, sino también recae sobre aquellos diseñadores que deciden utilizar materiales sostenibles. ¿Lo más gracioso? Assefeh entrevista a un par de fashionistas que se ve claramente no tienen idea de moda sostenible y son parte del gran fiasco que es el greenwashing y el postureo.

4.- Cowspiracy (2014) Netflix.

Debo confesar que este es el que más escéptica me tenía; a mi nadie me va a venir a decir que no debo de comer carne … oh cuan equivocada estaba. Hoy en día no me considero ni vegetariana ni carnívora, mi dieta ha cambiado y es una mezcla saludable entre ambas pero habiendo bajado bastante mi consumo de carne roja. Pero al ver este documental me quede boquiabierta. Es cierto que hay mucho lobbying político y de la agroindustria, por lo que algunos temas me dejaron con un sabor de boca medio amargo.

¿Es real que para las empresas es más importante no hablar de los efectos que tiene la industria en el cambio climático con tal de seguir vendiendo y explotando los recursos? Eso sin mencionar las condiciones en las que se tienen a los animales en las granjas de producción masiva (creo que es una buena manera de ponerlo). Este documental de ha dejado mucho que pensar y sobre todo, el que va a requerir de un cambio más grande si en verdad quiero ayudar al planeta. ¡ADVERTENCIA! Puede contener imágenes que resulten susceptibles para algunas personas.

5.- Soyalism (2018) Youtube y Amazon Prime.

Si Cowspiracy me movió, este me tumbó. No puedo explicar el sentimiento de rabia e impotencia que me quedó al terminar de ver este reportaje. Al igual que el anterior, se enfoca en el impacto que tiene la agroindustria en el medio ambiente, pero también en la sociedad. No voy a entrar a detalle sobre los países o empresas que están haciendo esto, porque creo que el foco debe de ser como lo están haciendo sin importar quienes son. La necesidad de producir carne para alimentar a ciertas clases sociales, ha llevado a la generación de criaderos prácticamente automatizados que van desde la reproducción de los animales hasta su muerte.

Esta manera masiva de generar carne ha crecido de tal manera que se comienzan a deforestar zonas del Amazonas para crear granjas de soya para la alimentación de estos animales. Estas granjas de soya y criaderos han desplazado a productores y granjeros locales, quitándoles su fuente de ingreso; además de que utilizan pesticidas que si hacen un daño al medio ambiente no quiero ni pensar que consecuencias pueden tener para nuestra salud.

6.- How to change the world. (2015) Netflix.

Seré muy honesta, nunca he sido muy fan de Greenpeace; se que son una organización que ha hecho y hace mucho por el planeta, pero siempre ha habido algo que no acababa de encajar, se sentía muy político por decirlo de alguna manera. Este documental cambio mi perspectiva completamente. La historia narrada desde la mirada de su fundador Bob Hunter nos muestra los altos y bajos que tuvo la organización en sus inicios; algo que comenzó como una pequeña aventura en un bote para salvar a las ballenas, se convirtió en una organización internacional luchando con un mismo propósito.

La historia de Greenpeace es para tomarse de ejemplo, de cómo un individuo, junto a un par de amigos, lograron movilizar y unir al mundo entero con tan solo una cámara y sin mucha idea de cómo hacerlo. Aunque los problemas organizacionales, de poder y de fama puedan estar presentes, lo que los chicos de Greenpeace han dejado como legado es lo que ha inspirado a miles más a alzar la voz, tomar las calles y hacer que las cosas cambien … sin importar cual sea la causa.

Me quito el sombrero antes Bob Hunter y sus ideales; ante una organización que nos demuestra que las acciones si vale más que las palabras. ¡ADVERTENCIA! Puede contener imágenes que resulten susceptibles para algunas personas.

Greenpeace
Photo by François Genon on Unsplash

Esta en ti, en mi, en nosotros

Si después de haber visto estos documentales, te quedaste pasmado … no te preocupes, no has sido el único y la buena noticia es que aún estamos a tiempo de cambiar. No pretendo que después de hoy tires todo lo que tienes (porque generaría más basura) y que te conviertas en vegano; pero si me gustaría invitarte a que hagas la reflexión de cómo tu puedes ser un consumidor responsable y puedes hacerte cargo de tu parte como ciudadano del mundo.

Mi filosofía nunca ha sido decirle a las personas que no consuma, sino que consuman diferente. No digo que no te compres una sandalias para el verano, digo que elijas una marca que sea local, que utilice materiales sostenibles y que pague de manera justa a sus trabajadores. Te digo que en lugar de comprar la bolsa de zanahorias en el supermercado, vayas al mercado y se lo compres al productor local; y así mil ejemplos más. Debemos de pensar también en que es lo que genera menos residuos, procura llevar envases reutilizables para hacer la compra o si sabes que vas a ir a un restaurante a pedir comida para llevar. Y si no es posible, separa correctamente tus residuos; no dejemos esta responsabilidad también en manos del gobierno y las empresas.

Me da gusto ver que cada vez somos más los que hacemos pequeños cambios, pero hay que hacerlos de verdad y convertirlos en nuestro modo de vida. No te estreses si un día se te olvida la bolsa para la compra o no reutilizaste un envase; llegar al 100% es difícil, pero ten en cuenta que cada pequeña acción es una gota que se une al gran océano de acciones.

Si ya viste alguno de estos documentales, tienes una recomendación o simplemente quieres compartir tus ideas, te leo en los comentarios.

Photo by Markus Spiske on Unsplash

Mariana Báez

Mariana Báez – Camargo

Un día desperté queriendo algo diferente y empecé un negocio, luego un blog y hoy una tienda online. Trato de vivir una vida cada vez más sustentable y en la que pueda ayudar a los demás.
El día que me quede sin ideas, se que ya todo se habrá ido a la mierda.

Tags: , ,