Create an Account

Shopping cart

Close

No hay productos en el carrito.

Monica Guerrero una historia de peregrinos y artesanías mexicanas - A story of pilgrimage and mexican crafts
21 junio, 2020
Posted by

Una de las fotógrafas mexicanas más conocidas revela cómo los peregrinos de la Virgen de Guadalupe cambiaron para siempre su mirada, no solo tras el objetivo de su cámara sino también en toda su vida.

Mónica Guerrero Mouret (Ciudad de México 1962) se ha convertido en una de las fotógrafas más expuestas fuera de su país. Museógrafa, curadora, promotora de arte y artesanías mexicanas en México, Centro y Sur América, Estados Unidos, Europa y países árabes, su vida siempre ha estado llena de imágenes.

Imágenes para la madre sin vista

“Cuando tenía diez años mi mamá perdió la vista –nos confiesa Mónica–. Éramos entonces seis hermanos, uno recién nacido, luego llegó la séptima. Creo que desde entonces empecé a querer grabar todas las escenas para enseñárselas algún día a mi mamá”. Finalmente, después de un largo proceso, su madre recuperó la vista. Las fotos de su hija le permitieron revivir las imágenes que sus ojos no habían podido percibir durante aquellos años privada de vista. Hoy tiene 82 años y está tan sana como para agarrarnos el coche sin permiso.

Fue así como nació en Mónica la pasión por la imagen; y mientras crecía profesionalmente, su espíritu entraba en una tremenda lucha interior.

“Durante años he vivido en una eterna pregunta sobre Dios, porque siempre he sido rebelde. En mi familia estábamos acostumbrados a rezar juntos, pero hay momentos en mi vida llenos de silencios de Dios, de circunstancias inexplicables en las que yo me enfadé con el Señor”.

Un cambio de vida

La vida de Mónica cambió del modo más insólito cuando menos se lo esperaba. Era el día de su cumpleaños, y se dirigía a su casa en la capital de México, en auto, donde la esperaban para festejarla. Cuando menos lo esperaba, ante su desesperación, quedó bloqueada en el tráfico. Un gran grupo de peregrinos que se dirigía al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe detenía el tránsito.

Los peregrinos

Peregrinación a la Basílica de Guadalupe

Así recuerda Mónica aquel momento que cambiaría para siempre su existencia: “Le grito molesta al agente de tráfico que por favor me los quite del camino, que no llego a mi fiesta. El agente no sabía si reírse en mi cara o detenerme por loca. Eran miles de niños, ancianos, hombres, mujeres, sacerdotes… caminando. Y yo quería pasar, era muy tonta, realmente tonta”.

“No sé cómo, pero mi soberbia se aplacó con la medio sonrisa del agente – recuerda –. La Mónica orgullosa se topó con una pared de peregrinos. Me bajé del coche, agarré mi cámara y empecé a retratar caras llenas de lágrimas, manos ásperas agarrando un rosario, pies sucios, niños con su imagen de la Virgen. Al final nunca llegué a mi fiesta de cumpleaños, cambié de dirección y les seguí. Tenía mil preguntas que dirigir a esas personas que caminaban ¿Adónde van? ¿Por qué caminan? ¿Cuál es su final?”.

Fue así como Mónica descubrió su vocación de artista: inmortalizar en imágenes el corazón del fotografiado. Mónica ideó la exposición multidisciplinaria “De Peregrina a Peregrina”, que transmite a través de fotografías, video, arte objeto, instalación y escultura del árbol de la vida, las diversas manifestaciones de la cultura mexicana a través de los pueblos como “peregrinos”.

La exposición cuenta con cientos de coloridas y vivientes imágenes, que narran la historia de la tradición del peregrinaje en México, con sus miles de pasajes individuales. Historias que merecen ser vistas y compartidas por diferentes miradas, dignificando la tradición del peregrinaje de México en el mundo.

“De Peregrina a Peregrina”

La exposición, y su correspondiente libro, comenzó su propia peregrinación en la misma Basílica de Guadalupe, en 2013. La Secretaría de Relaciones Exteriores de la República Mexicana eligió la exposición para presentarla en los consulados y embajadas de Estados Unidos, Sur, Centro América y Europa.

Una exposición, pero sobre todo, una caricia para el corazón de quien contempla las imágenes. “Dos días después de la inauguración de mi exposición se me acercó una pareja y el señor, que no podía ver, me dijo: ‘¿tú eres Mónica? Escuché tu reportaje en la televisión y por eso estoy aquí en la Villa de Guadalupe. Te pido que me describas tu trabajo, cuéntame de tus fotografías, quiero conocerlas’”.

“Lo tomé de las manos e intenté relatarle por medio de olores, sensaciones y emociones cada imagen. El saber que mi obra se puede apreciar no solo con la mirada, sino con todos los sentidos, es una de las satisfacciones más grandes que he tenido”, explica Mónica.

Entre los momentos más inolvidables de la peregrinación que esta exposición está realizando por el mundo, Mónica cita en particular la exhibición que se organizó ante el muro entre México y los Estados Unidos.

“La exposición fue mi agradecimiento público a la Virgen de Guadalupe y a mi país – asegura –. Es un acto de solidaridad con nuestros hermanos migrantes que van hacia un destino y en él no van solos, Ella los acompaña.Exponer en el muro, es recordarle al mundo que esta exposición es una armonía con una nueva nota musical ‘Fe mayor’; mis imágenes son aliento de fe y amor para con los peregrinos y hermanos migrantes, pues sus sonrisas, miradas, pies descalzos, flores, cantos, vestimentas y oraciones nos unen a la misma Madre”, expresa.

Niña peregrina hacia la Basílica de Guadalupe

Peregrinos y artesanías mexicanas

Además de la exposición fotográfica en la que Mónica toma de la mano al peregrino, dignificando su camino, teniendo siempre como hilo conductor el respeto a su integridad y a su fe, “De Peregrina a Peregrina” promueve las artesanías mexicanas hechas por muchos de los peregrinos que también son artesanos.

Conoce la colección de rebozos caramelo de Peregrina a Peregrina a la venta en Valéxico Store

Este artículo fue escrito por Matilde Latorre y publicado el 27/02/20 en Aleteia. Esta reproducción y sus fotografías se realizan con el permiso de Mónica Guerrero Mouret.

Tags: , ,